Preparados en Oración

Preparados en Oración

Posted by Ptr. Alexander Camacho,

La semana pasada hablábamos acerca de tener sueños… Decía que no debíamos dejar de soñar pues es una promesa de Dios que tengamos sueños. Espero algunos ya tengan sus sueños de finidos para el próximo año y hayan comenzado ya su libro de los sueños.

Leamos en Neh 1:1-10. Nehemías fue un hombre que se preparó... Dile al que está a tu lado “prepárate”.  Pocos han escuchado esta historiad e Nehemías. Él era un hijo del pueblo de Israel. Era el copero del rey de Persia, mientras sus hermanos Vivian exiliados en Babilonia. Uno de sus hermanos vino una vez y le contó acerca de la situación actual de la ciudad, de Jerusalén, y Nehemías al escuchar las palabras de su hermano, entró en luto; se afligió por la condición de Jerusalén. Viene Nehemías ante Dios y se postra ante él dejando su angustia. Así como muchos pasan por un desierto en su trabajo, crisis familiares, problemas con los hijos, ¿Qué hacen? ¿Cuál es la solución o la acción para enfrentar la situación? Venir ante Dios en oración es la actitud.

Nehemías buscó la manera de mejorar la situación de su pueblo. Tenía un solo recurso en sus manos. Sabía cómo planificar, hacer un proyecto. ¿Qué harás si te llegan malas noticias? Quejarse no es la actitud. ¿Cuál es tu recurso? Ven ante Dios y pon tu dolor en su presencia. Nehemías vino ante Dios en oración. Ya tienes el libro de tus sueños… Ahora debes comenzar a orar y poner ante Dios tus peticiones. Nosotros planificamos una vida de trabajo para el Señor pero nos olvidamos de ese Señor para el que trabajamos. Como Nehemías, comienza a orar, a ayunar. Lo hizo por varios días. Tú decides cuanto tiempo ayunar, pero hazlo, pues eso fortalecerá tu relación con Dios. Nehemías estaba afligido y dolido. Estaba de luto. Quizá no pudiste cumplir tus metas para este año. Tienes frustraciones y eso te aflige. “Llegó Diciembre y no he logrado nada”. Sacúdete como lo hizo Nehemías. No te quejes. Ora, ayuna y levántate a trabajar. Nehemías no solo oró ni ayunó, si no que se levantó y comenzó a planificar, a trabajar. Nehemías comienza pidiendo perdón por su casa y sus padres. En su oración vemos varios elementos que podrán hacer de nuestra oración, una oración eficaz.

Lo primero, la alabanza a Dios. Eso te abrirá las puertas a su presencia. No se trata de cantar canciones. No depende lo que el grupo de música cante o toque. Eso depende de lo que haya dentro de mi o de ti. El estar agradecido nos permite venir a Dios con alabanzas. Nehemías hace su oración eficaz por medio de la alabanza a Dios. No con repetición de palabras. De lo que tengamos ALABEMOS A DIOS.

Lo segundo, acción de gracias. Nehemías agradecía a Dios aunque los muros de su ciudad estaban derribados. El recordó las promesas de Dios.

Tres, se arrepintió por sus pecados y su familia.

Cuarto, PEDIR… muchos lo colocan como primer lugar. Comenzamos a pedir y pedir y pedir, y nos olvidamos de alabar y ser agradecidos y más aún, nos olvidamos de arrepentirnos. La alabanza abrirá las puertas a Dios.

Quinto, el compromiso con Dios. Sus oraciones sinceras mostraban su compromiso con Dios y hacía a Dios comprometerse con sus hijos.

Cuando estamos en situaciones difíciles, la oración nos ayudará a ver mejor las cosas. No importa que situación sea. Cuando oras, Dios te muestra los problemas con ojos de fe, podrás ver lo que Dios tiene para ti.

¿Qué tendrás cuando ores? El poder de Dios vendrá a ti para ayudarte. Luego de eso sabrás qué hacer. Sabrás que es lo que te corresponde para hacer. Nehemías ya sabía que iba a hacer. Cuando el pueblo de Dios ora, las decisiones difíciles cambiarán de perspectiva. Eso cambiará el rumbo de las cosas. La palabra dice que “si nos humillamos como PUEBLO, él nos escuchará” Eso cambiará el rumbo y destino de una nación. Tomemos el puesto que Dios nos ha dado a cada uno para cambiar el destino de nuestra nación.

Nehemías tenía sueños aunque trabajaba como copero del rey. No vivía solo enfocado en su trabajo. Mantenía sus sueños que Dios había puesto en él. Este hombre ayunó y oró, Dios le hablaba y le daba estrategias. Así Dios te dará estrategias para alcanzar los sueños que él te ha dado. Nehemías pidió gracia delante de Rey. Él no podía esconder su preocupación por la ciudad de Jerusalén. No podía presentarse así ante el rey. Aun así, el rey pregunto qué le pasaba. El copero también era una especie de amigo del rey.  Dios se había adelantado a toda esta situación. Él estaba listo para escuchar a aquel hombre que vendría a él en oración por su pueblo. ¿Dónde estás buscando la solución a tus problemas? Como Nehemías, ven a la presencia de Dios para buscar la solución de tus problemas.

Nehemías también disfrutaba de la confianza con el rey. Él estaba allí por un propósito, Ese era el de hablarle al rey. El garantizaba su vida en todo lo que comía y bebía. Busco la mejor oportunidad de hablar a su rey acerca del deseo de Dios. Todos somos capaces de servir donde estamos y utilizar esa oportunidad para servir a Dios. No importa en qué trabajes, estas allí por un propósito. Dios te puso allí para usar tu influencia para que los demás le conozcan. Prepárate, ora, ayuna y alaba al Señor.

Nehemías oró por el éxito de la empresa que tendría.  Él no sabía si su familia estaba comiendo bien así como él. Simplemente oró y decidió levantar una empresa no personal, sino para bendecir a otros, en este caso, a su familia... La Nación de Israel. No quería un puesto mayor... Solo oró por el éxito en la obra de Dios. SI los propósitos de Dios están en juego, no dudes en hablarle al rey.

¿Qué hemos enseñado estos últimos días del año?  Hablamos una vez acerca de las disciplinas espirituales. Ore, ayune, haga planes. Nehemías no se quedó con las malas noticias. Se preparó para entonces ser ayudado por el rey.

Dios quiere darte lo mejor para tu familia pero debes venir y pedirlo en oración. No sólo Nehemías, tu y yo también podemos venir y pedir a Dios en oración. Has planes y ponlos a Dios en oración. Aun este fin de año Dios quiere guiarte en tus planes. Entonces el 2012 puedas comenzarlo excelente. Recuerden finalizar este año BIEN para iniciar el 2012 EXCELENTE. Ya basta de quejas y de luto. ¿Hasta cuándo? Da paso a las cosas buenas que Dios te ha prometido. Dios te está dando sueños pero debes orar y ayunar para hacer las cosas con excelencia.

Filipenses 3:13-14 Olvídate lo que dejaste atrás y enfócate en lo que tienes delante, Tienes un futuro mejor, Los mejores días están comenzando. Deja de quejarte. Hoy es el tiempo. Dios quiere bendecirte en todo lo que hagas. Olvida las cosas malas. Las bendiciones de Dios son buenas cada día. Levántate y honra al Señor y dile que le honrarás con todo lo que haces.

Continúa en oración pidiendo sus sueños al Señor y sigue creyendo por tu casa, familia e hijos en el nombre de Jesús.