Dedicamos esta obra a nuestro gran amigo el pastor Jon Herrin, quien sembró en nosotros el deseo de culminar este proyecto…

Esta semana tuvimos la oportunidad de visitar, por segunda vez, la Iglesia Metodista Unida “Camino de Salvación” dirigida por el pastor Saturnino Sánchez. Luego de un largo viaje desde la ciudad de Cabudare, y de haber atravesado una carretera de tierra por aproximadamente una hora, logramos llegar a la comunidad Boca de Garza al sur del Estado Barinas. Esta comunidad se encuentra a una hora del pueblo Santa Barbara del mismo Estado.

Boca de Garza está ubicada a la rivera del Río Caparo, cuyos habitantes navegan a diario para llegar a diferentes destinos, incluyendo la Iglesia “Camino de Salvación”. El edificio de la congregación tiene más de 20 años construido y este pasado Lunes 26 de Diciembre se inició, por primera vez en su historia, la aplicación de las primeras capas de pintura en las paredes del edificio.

Nuestro equipo estaba formado por 6 hombres que en su mayoría provenía de nuestra congregación. El trabajo en conjunto del Seminario Wesleyano de Venezuela, jóvenes de la Iglesia “Camino de Salvación” y la nuestra, permitió que la primera etapa del proyecto fuese sido terminada en su totalidad.

Agradecemos con todo el corazón el apoyo recibido por los líderes y miembros de la Iglesia Metodista Unida “Ondas de Paz“, quienes trabajaron seriamente para el levantamiento de fondos, para así llevar a cabo este viaje misionero.  Dedicamos esta obra a nuestro gran amigo el pastor Jon Herrin, quien sembró en nosotros el deseo de culminar este proyecto iniciado hace más de 20 años. Agradecemos también a quienes aceptaron este hermoso reto: Alejandro Herrera,  , Eligio Cuello, Franklin Castillo, Josué Colmenárez, el pastor Alexander Camacho y Samuel Rojas, quien representaba al Seminario Wesleyano de Venezuela.

Fue una experiencia verdaderamente hermosa… es mi segunda vez en este lugar, y volvería todas las veces necesarias para servir y pasar tiempo con esta gente llena de la paz de Dios…” Palabras de Alejandro Herrera, director de alabanza y adoración de nuestra congregación.

“Una vez más, la hospitalidad es incomparable… la familia pastoral está llena de humildad y no se cansan de trabajar en equipo… Nosotros trabajábamos para ellos, ellos trabajaban para nosotros, y todos servíamos a un mismo Dios, pero con distintas ocupaciones..” Continúa diciendo Alejandro.

El viaje fue de tres días y se lograron los objetivos. Dios fue nuestro guía y proveedor por excelencia. Ya existen planes para regresar a Boca de Garza en aproximadamente cuatro meses. Como esta segunda vez, nuestra congregación trabajará en conjunto para levantar los fondos suficientes y así seguir adelante haciendo realidad, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, el sueño del pastor Saturnino Sánchez y su familia.

Comunícate con nosotros        +58 251 262.8347