MINOLTA DIGITAL CAMERAJUAN 15:1-10

¿Usted sabe que es una vid?. La vid es una Planta de uva.

Jesús dice, “Yo soy la vid verdadera, toda rama que en mí no de fruto será cortado”. La palabra dice que la rama que no eche fruto será quitada, esto no pasa en los caminos del señor nada más, en el trabajo si no eres productivo serás removido de tu cargo; en todo lugar donde estemos, debemos dar fruto. Debemos producir frutos. La palabra de Dios dice que toda rama que es quitada, será quitada para que se seque y luego será tirada al fuego.

Como esposos, padres e hijos debemos dar fruto a nuestras familias, debemos dar buenos frutos. Como esposo no es solo llegar con el dinero de la quincena, con el mercado, una mujer necesita palabra de cariño, palabras de amor, uno como hombre desea llegar a su casa y que su esposa lo espere con amor también. Como estudiantes debemos dar fruto, salir bien en nuestras materias, respetar a nuestros profesores y compañeros de clase, mostrarles el fruto de amor que Dios nos ha dado.

TODOS DAMOS FRUTOS.

Jesús es el tallo y nosotros las ramas, debemos estar pegados a Él en todo momento para dar buenos frutos. Hay cristianos que hoy en día conociendo esta palabra y aún no dan fruto, Dios nos pide que demos fruto de amor. En el versículo 5  dice: “el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”. Si queremos dar buenos frutos debemos estar pegados a Él, y Yo diría más que pegado, aferrado a él. La palabra dice que lejos de el nada podemos hacer.

Hay dos palabras completas, una es TODO y la otra NADA, cuando Dios quiere darte TODO, lo que te va a dar es TODO, y cuando dice NADA es que Nada podemos hacer lejos de Él, nunca nos separemos de Él, mantengámonos aferrados a Él, pegados a ese tallo que nos hará dar buenos frutos.

Los problemas de la vida vienen a usted para quebrarlo como rama, para soparlo y apartarlo del tallo que es Dios. Satanás es astuto y se mete muy sutilmente en la relación que tienes con Cristo para separarte de Él, para separarte de la iglesia, del cuerpo de Cristo, usas sus artimañas para hacerlo pero si tú y yo estamos pegados, aferrados a Él, nunca Satanás podrá separarnos del tallo que es Dios.

Cristo te escogió, no estás aquí por casualidad, desde el vientre de tu madre, Él te formó y te escogió, y tenemos que entender que lejos de Jesús nada podemos hacer, pegados a Él vamos a dar buenos frutos. Muchas veces decimos que somos cristianos y que tenemos los frutos del Espíritu y cuando llegamos a nuestro trabajo y nuestras casas, nos transformamos y la gente alrededor nos mira y dice, ¿y Él es cristiano?. La biblia dice por sus fruto lo conoceréis, es por el fruto del Amor que la gente nos va a conocer.

Muchas veces el árbol tienen buenas ramas y fuertes pero no dan fruto, la Biblia dice que, el labrador que es Dios viene y la poda y quita esas ramas que no están dando fruto para crezcan nuevas ramas que den fruto en abundancia. Muchas veces el pecado contamina tu vida, la envidia, el orgullo, el chisme, la murmuración… Y eso daña tu rama y tu fruto se pierde porque es un fruto contaminado.

Hoy Dios quiere que no solo demos fruto en nuestra relación con Él, sino con nuestras familias también, fruto de amor, respeto y obediencia. Tenemos que aprender a dar buen fruto, un fruto que permanezca y que sea en abundancia.

Conclusión:
La decisión es tuya, si decides ser un árbol que de buen fruto que permanezca, o ser un árbol que dé mal fruto. ¿Estás dispuesto a que Dios quite lo que no te deja dar buen fruto?. Cuando tú y yo damos buenos frutos tenemos que dejar que Dios venga y sea el labrador que pode nuestra vida, que Él sea quien te guíe para que te puedas levantar y puedas dar esos frutos en abundancia.

Comunícate con nosotros        +58 251 262.8347